Humberto Maturana (certidumbre, pensar, conocer, filosofía...)


Tomado de: https://juanjosegutierrez.files.wordpress.com
Muy interesante como Maturana acepta el camino de la meditación para encontrar nuevos significados a la observación, buscando la diferencia entre el saber y el conocer, pero sobre todo en establecer un nuevo peldaño en el saber-reflexivo y el conocer-reflexivo.

El saber es la certidumbre, un saber que enclaustra el pensamiento, un saber que bloquea la reflexión, puesto la certidumbre nos da ese punto de seguridad ese punto de estabilidad que todo ser humano ha sido formado por conseguir, la reflexión es algo que se debe buscar, se deben buscar docentes reflexivos, alumnos reflexivos, científicos reflexivos.

El desapego a la certidumbre es el camino a la reflexión, un cambio de visión sobre el pensar. Los seres humanos somos seres racionales pero en esa racionalidad, que lejos de ser buena o mala, ha sido positiva en el devenir de la evolución humana, ha sido utilizado para ocultar las emociones, hasta un punto de suprimir las emociones de empatía de apoyo, en la actualidad la sociedad vive una insensibilidad del humano por otro humano, no nos sentimos parte del todo solo nos sentimos parte de nuestro peculiaridad llamada, mi realidad.

Otro punto interesante es la confianza, hemos puesto nuestra seguridad en el control que genera certidumbre (de vida, de pensamiento…), se vive por y se educa para tener y no para ser, se forma para buscar el control de las situaciones. Todo esta necesidad del ser humano del control mata la creatividad, no porque el control sea malo, lo malo es que no veamos más allá del control. La confianza hace que solo me preocupe de mi realidad, y me olvide la realidad del otro, del hambre del otro, de la salud del otro, de dolor del otro, es decir se pierde la liberta de reflexión, la reflexión se pierde en la certidumbre, nos ahogamos como sociedad buscando nuestra seguridad olvidando la seguridad del todo, y que somos parte del todo, nos rendimos ante la necesidad del todo (ante la necesidad de mi hermano/a)